Sí, a veces da la impresión de que el mocasín quedó unas generaciones atrás, pero no, este modelo es un clásico que no pasa de moda y al que siempre se le da un refresh para acomodarlo a las nuevas tendencias.

El mocasín tiene sus variantes y aquí te contamos sus características principales:

Modelo Penny: Es el más tradicional, y se caracteriza por el “antifaz” que lleva en la parte del empeine. Fueron diseñados para la realeza y en la actualidad se consideran un tipo de zapato informal que puede ser usado con cualquier look de día relajado.

Modelo Breefroll: Se diferencia del modelo Penny en que su “antifaz” posee una costura que termina en “nudos” y que se asemeja a un rollo de carne, por eso se llama “Beefroll” (beef-roll). Este modelo es el más popular hoy en día.

Modelo Tassel: Es el más formal de los tres. Su horma es más alta y cerrada que los anteriores y su principal distinción es el lazo que recorre todo el lateral y que termina en el empeine con un nudo. Si bien este modelo es bastante formal, no lo es tanto como un Oxford, aunque puede usarse con pantalón de vestir sin problema.

Como ves, son simples, clásicos y podrás llevarlo este verano con tu look de calle favorito.