Es linda de mirar por la ventana, pero cuando te la topas, la lluvia siempre es un contratiempo, especialmente cuando nos pilla sin el calzado adecuado. Es evidente que las precipitaciones los dañan de algún modo, sin embargo, existen algunos tips para conservarlos como nuevos aún después de un chapuzón. ¿Quieres saber cómo?

Aplica sobre ellos un repelente de agua.

¿No habías oído hablar de éste? Es un spray muy fácil de comprar por internet con el cual podrás mojar tus zapatos y no sufrirán daño alguno. Las propiedades de éste son perfectas para cuero o gamuza y hacen que el agua no atraviese tu zapato, de modo que tus pies se mantengan secos.

Reutiliza diarios antiguos.

Si no has podido evitar que tus zapatos se mojen, introduce en ellos papel de diario arrugados. Déjalos en un lugar seco durante un par de días donde no le de el sol directamente y se quitará completamente la humedad de dentro.

Nunca guardes los zapatos húmedos

Un truco que no falla y dará mucha más durabilidad a tus calzados, es nunca guardarlos húmedos. Para ello, es importante que siempre que se mojen, dejes que se aireen antes de ponerlos en el armario. Con este conseguirás que tus pies no sufran daños una vez que te los vuelvas poner.

Cepilla tus zapatos de gamuza

Por último, si tienes zapatos de gamuza: cepíllalos habitualmente. Hazlo siempre en la misma dirección y con un cepillo especializado de cerdas metálicas; evitarás que se acumule polvo y se forme una apariencia extraña en la superficie si se moja con la lluvia.

De todos modos recuerda: lo ideal ante la lluvia es la utilizar botas de agua o calzado especializado para protegerse de ésta y así darle larga vida a nuestros zapatos favoritos.

¿Y tú? ¿Tienes algún tip que compartir con nosotros?